Hacia el 2020, las presencias salesianas de las cuatro Provincias e Inspectorías de México, serán reconocidas como centros formativos que ofrecen una propuesta educativa-pastoral integral que favorece:

  • La experiencia de vida de los valores humanos y cristianos.
  • El desarrollo espiritual, humano y profesional.
  • La educación en el respeto a la persona y el entorno como valor fundamental.
  • La promoción de ambientes educativos de calidad, amables, alegres y creativos.
  • La formación de líderes positivos, críticos y éticos.
  • La identidad, pedagogía y espiritualidad salesiana.

 

Para alcanzar esta visión se requieren las siguientes condiciones básicas:

  • La consolidación de una red de colegios con un modelo educativo común.
  • Una gestión administrativa y organizacional eficiente, con crecimiento sólido y sustentable.
  • La estructuración y desarrollo de proyectos de evangelización y educación para todos los miembros de la comunidad educativa.
  • La formación continúa de todos los educadores.